Ayuntamientos 2.0

Historia

Las calles de Uruñuela.
Las calles de Uruñuela.

La antigua villa de Oruñuela, -como consta en varios documentos medievales, además de las variaciones de: Eruñuela, Oriñuela, Eruniola y Uruñuela – fue fundada en el siglo X por el primer rey najerino García Sánchez, hijo del rey navarro Sancho Garcés I y de su mujer la reina Toda Aznar, en el marco de la política repobladora de La Rioja.

La primera mención histórica data del año 1.052, en que, al fundarse el Monasterio de Santa María la Real, aparece citada como iglesia agregada. En este documento recogido en el número 228 del tomo 6 de la “Colección de documentos del Archivo de Simancas”, se lee “Hereditatem S. Sebastián de Eruniola” (la iglesia de San Sebastián derruida para construir la actual).

Por escritura otorgada el 14 de abril de 1458, bajo el nombre de Oriñuela, esta villa estuvo incluida en la fundación de los diferentes mayorazgos que dejaron a sus tres hijos don Pedro Fernández Velasco, conde de Haro, y su esposa doña Beatriz Manrique. En 1.518, Luís Manrique, hijo del conde de Nájera, don Pedro, sostuvo litigios con su hermano el duque don Antonio por las tierras de Oruñuela, Villa – Jimena (no se refiere a una localidad sino a las tierras de una familia) y Alesanco. De ello se deduce que estas tierras todavía en el siglo XVI pertenecían al señorío de los Manrique, cuyos orígenes se remontan a los tiempos de Enrique de Trastamara.

En el siglo XIV, Uruñuela se vio envuelta en la guerra que sostuvieron por el trono de Castilla Pedro I el Cruel y su hermano don Enrique de Trastamara. Ambos apoyados por las coronas vecinas: don Pedro por los reyes de Navarra e Inglaterra y don Enrique por el rey de Aragón y el de Francia, se enfrentaron en estas tierras riojanas el 3 de abril de 1367; en la denominada Batalla de Nájera que tuvo como marco las tierras de Huércanos y dada su proximidad, las de Uruñuela. Tras la cruenta batalla, don Pedro ganó la contienda y don Enrique tuvo que huir a Francia por tierras de Aragón. Dos años más tarde don Enrique da muerte a su hermano pasando a ocupar seguidamente el trono de Castilla. Enrique II premió a sus fieles seguidores, entre los que se encontraba don Diego Gómez Manrique, otorgándole a él y a su familia multitud de villas y lugares, entre ellos Uruñuela.

Los levantamientos ocurridos en Castilla tras la coronación de Carlos I como rey de España, tuvieron su eco en La Rioja. Haro y Nájera fueron los focos comuneros sublevados contra el nuevo monarca. En Nájera los comuneros, tras tomar el castillo de Malpica, se apoderaron del mando y justicia de la ciudad ahorcando al hidalgo representante del monarca. Los vecinos de Huercanos, Uruñuela, Matute y Camprovín se sumaron al levantamiento najerense.

Tras sofocarse la sublevación por el duque de Nájera, el Rey Carlos I concedió el título de villa a Uruñuela. Prueba de ello fue la transformación de la horca y la picota, símbolos de señorío medieval, en rollo jurisdiccional, del cual se conserva la cabecera, ésta se encuentra situada en una finca particular, pero en la actualidad, por parte del Ayuntamiento, se está realizando un estudio para plantear su cambio de ubicación.

Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja

Gobierno de La Rioja

Valid XHTML 1.1 �CSS V�lido! TAW. Nivel A. WCAG 1.0 WAI